Congreso Enfermería y Salud | COMO LA ORQUESTA DEL TITANIC, AUNQUE NO SOY MÚSICO, SOY ENFERMERA
8108
post-template-default,single,single-post,postid-8108,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

COMO LA ORQUESTA DEL TITANIC, AUNQUE NO SOY MÚSICO, SOY ENFERMERA

COMO LA ORQUESTA DEL TITANIC, AUNQUE NO SOY MÚSICO, SOY ENFERMERA

Soy enfermero, represento a la Asociación Española de Enfermería y Salud, una sociedad científica de ámbito nacional, con más de 1500 socios, lo que nos convierte en un referente en enfermería generalista. Y si bien tenemos delegación en casi todas las CCAA, la sede la tenemos en la ciudad de León, en Castilla y León, donde la situación no tiene nada que ver con Madrid o Cataluña, en cuanto al caos sanitario, pero la sanidad de la España carpetobetónica en la que nos toca vivir a algunos también tiene lo suyo.

Mientras el gobierno y las consejerías nos dicen que tenemos de todo, que se compra aquí y allí tantos millones de esto y de aquello, la realidad a pie de cama es muy diferente.

Los profesionales asistenciales en primera línea: Enfermeras, médicos, auxiliares de enfermería, técnicos especialistas y celadores, se están jugando la vida por pura responsabilidad y compromiso con la ciudadanía, pero sin medios, sin recursos. No hay mascarillas adecuadas, no hay equipos de protección, no hay test para hacer las pruebas… ¿Dónde están los recursos?… El ministro de sanidad lo sabrá, o el vicepresidente del gobierno al que no afecta la cuarentena…

Es curioso que cuando las autoridades sanitarias a nivel internacional (OMS) indican que se deben aumentar las pruebas de detección del virus, sobre todo a pacientes y profesionales y resto de población, aún con sintomatología leve, resulta que a los trabajadores se nos pone mil pegas para realizarnos el test, mientras en el Congreso de los Diputados se realiza a todos sus miembros sin indicación en la mayoría de los casos, solo por ser políticos, una gran medida para mejorar la raza y el prestigio de los propios políticos. Ya sabemos, según ellos, quien va primero para salir del Titanic.

Y nuestros gestores que trabajan a golpe de improvisación, dejan mucho que desear, y se parapetan en ahora no toca ya se analizará después, cuando todo vuelva a la normalidad, aunque claro, quizás nos tengamos que ir preguntando como será esa normalidad.
Primero iban a ser unos pocos casos. Después nos pidieron tranquilidad, luego responsabilidad, ahora toca un venceremos al virus y todo será como antes.
Si algo tengo claro es que la sanidad no debería ser como antes.
Este después de la alerta, puede ser un buen momento para afrontar la reforma de nuestro modelo de salud, un modelo que estaba muy bien hace 50 años para la población de hace 50 años, hoy necesitamos otra cosa.

Hablar de la reforma del sistema implica ser conscientes de algunas cosas, como el papel de la enfermera en este tinglado.
Todo el mundo reconoce la importancia de las enfermeras, tanto en las crisis, pues están en primera línea de batalla, como de normal.
Es el profesional que más cerca esta del paciente, cuidándole, atendiéndole, escuchándole, posiblemente sea el profesional sanitario con quien más empatiza la ciudadanía… Pero todos tienen claro que no deja de ser el ayudante del médico, que es el que sabe, naturalmente.

Lo que no hemos sabido transmitir las enfermeras a la opinión pública y a la sociedad es que hoy en día no somos ayudantes de nadie. La enfermera, académicamente es un profesional graduado, lo mismo que el médico. Es lo mismo que un abogado, un ingeniero o un veterinario, ni más ni menos. Con funciones propias, que trabaja en colaboración con los médicos (no subordinación) dado que compartimos un mismo objetivo: cubrir las necesidades de salud de la población, cada uno desde un enfoque diferente, pero complementario. Unos diagnostican y aplican tratamientos, y otros cuidan, educan y previenen.

Las enfermeras tienen capacidad y competencia, no solo para cuidar, sino también para prevenir, educar y gestionar.
El director general de la OMS quería dedicar este año a desarrollar la faceta gestora de la enfermera, darla protagonismo.
La realidad en situaciones de crisis suele ser aplastante. Mi vivencia en un hospital de referencia de mil camas en león es la siguiente:
No hay una representación adecuada de enfermería en los Comités de Crisis, ni en ningún punto de decisión.
¿Tenemos el protagonismo social?, ¡SI!, como soldadito en primera línea de batalla, a mucha honra, pero en la cadena de mando no tenemos ni siquiera sargentos.

Esta es la realidad del Nursing Now que nos estaban vendiendo.

Seguramente lo que estoy diciendo no será políticamente correcto, pero estamos en medio de una crisis, de una guerra, y se hace difícil expresarse como si no pasara nada.

Cuando estas en una planta de pacientes «COVI» y miras a los ojos a las enfermeras, muchas de ellas con más de 60 años, con pluripatologías complicadas, colocarse los pocos equipos de protección de que disponen para entrar en una habitación y atender a un paciente, o cuando salen de esa habitación y tienen que seguir el procedimiento para no contaminarse, lo que ves en esos ojos te cambia la vida, el estomago se encoje y el corazón revienta.

Que saldremos de esta… ¡SI!

Que todo volverá a ser como antes… ¡NO!, imposible, tendremos que convivir con heridas y heridos.

Y esto no lo dice un whatsapp anónimo, lo dice Luis Miguel Alonso Suárez, presidente de la Asociación Española de Enfermería y Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas el uso de las cookies. Puedes obtener más info o saber cómo cambiar la configuración en nuestra "Política de Cookies". Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar